¿Cuál es la diferencia entre marketing y branding?

El marketing y el branding son conceptos esenciales para una compañía que quiera alcanzar sus objetivos.  Hablamos de dos términos que, aunque suelan relacionarse con un mismo fin, en verdad ostentan significativas diferencias. A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber al respecto y cómo -en conjunto- ambos términos pueden potenciar los esfuerzos para la construcción de marca.

El mercadeo vs la identificación de marca

El marketing es el conjunto de técnicas orientadas a la comercialización de bienes y servicios. Su aplicación -generalmente- está a cargo de un departamento especializado, el que tendrá como objetivo atraer consumidores, convertirlos en clientes y generar ganancias a través de las ventas.

Por su parte, el branding es un proceso cuya meta principal es lograr que los clientes identifiquen a la marca, la reconozcan y la asocien invariablemente con un conjunto de características que prevalecerán aun con el paso del tiempo. En definitiva, es un concepto que se refiere a la construcción de marca.

En términos estrictos, la marca viene primero y la comercialización de la misma vendrá después.

Identificación de marca, publicidad y ventas: ¿son parte de un mismo entorno?

Algunos expertos consideran que la construcción de la marca es la parte más importante de cualquier proceso comercial. Los resultados que este trabajo arroje van a durar incluso después de cada campaña publicitaria. 

Este proceso es de suma importancia, tanto para la marca como para el público. ¿Por qué?

  • Permite conocer cuál es la historia de determinad compañía. Cada una de ellas ha recorrido un camino distinto, interesante e incluso inspirador para muchos. Un notable ejemplo de ello es Kentucky Fried Chicken y la forma en que su fundador -Harland D. Sanders- luchó para vender su receta única de pollo frito. A casi 80 años de distancia, el público reconoce a esta popular compañía de comida rápida por su sabor y, desde una vereda publicitaria, por el ejemplo de fortaleza y paciencia que su logotipo representa.
  • La trayectoria de una compañía es un gran valor agregado. La construcción de marca es el fundamento para que el camino de una empresa quede documentado paso a paso, desde sus inicios hasta la época en que sus clientes confiaron totalmente en su oferta y prestaron atención a todo aquello que tenía por decir.
  • El prestigio significa todo. Una buena marca no solamente es un nombre y un producto, también es sinónimo de renombre, algo que permita desmarcarse de la competencia. Esto, por supuesto, sólo se logra con una oferta de total calidad y con la aplicación de las técnicas correctas para darla a conocer.

Todo lo anterior generará clientes leales con el paso del tiempo. Por lo tanto, para que una campaña de comercialización funcione, primero debe prestarse atención a todos y cada uno de los aspectos relacionados con la marca y la forma en cómo los usuarios responden a ésta.

El marketing: un aspecto importante que depende totalmente del valor de la marca

Mientras que la identidad de marca es el amo y señor, el mercadeo (o marketing) es el sirviente o discípulo que seguirá sus instrucciones al pie de la letra.

La historia de la bebida conocida como Diet Coke ejemplifica lo anterior perfectamente: luego de décadas de éxito, ventas y millones de clientes satisfechos, fue en 1982 cuando Coca Cola presentó al público la versión ligera y sin azúcar de su popular refresco. Este reto comercial dio resultado, a pesar de que el producto utilizaba una nueva fórmula. La aceptación del mismo tuvo lugar gracias al prestigio con el que la compañía contaba, y se convirtió en el primer cambio importante en su catálogo de productos.

Este éxito fue posible gracias al poder de la marca. La campaña publicitaria para que el público conociera y aceptara la nueva bebida dependió totalmente de la trayectoria y prestigio de Coca Cola, que -a través de los años- se ha dedicado a integrar una familia a nivel mundial por medio de publicidad en diversos medios, poniendo énfasis en valores con los que millones de consumidores se sienten identificados.

¿Puede el Marketing contribuir a mejorar la identidad de la empresa?

Definitivamente. Aunque -como ya se explicó- la identidad de marca es un concepto que viene antes que la comercialización de bienes, y los esfuerzos de marketing pueden ayudar a reforzar cada una de sus características de muchas formas:

  • Diversas técnicas y herramientas que se aplican en las campañas publicitarias actuales integran elementos que acercan al consumidor a la marca. El video marketing, por ejemplo, contribuye a comunicar de una manera directa mensajes relacionados con la filosofía particular de la empresa, a través de segmentos cortos -pero poderosos- que captan la atención de millones de seguidores.
  • El Storytelling es una forma práctica de enfatizar la identidad de marca. Como ejemplo, están los contenidos creados expresamente para un blog corporativo, los que pueden ser utilizados para que el cliente conozca más de la historia de la compañía: ¿Qué dificultades han tenido que sortear para llegar al punto actual? ¿Cuál fue la visión inicial y cómo ha ido evolucionando hasta el día de hoy? ¿Qué aspectos de su historia pueden inspirar a los clientes y seguidores para lograr sus propias metas personales?
  • Aunque la marca permanece mucho después de que las campañas de marketing hayan concluido, la eficiencia de estas últimas contribuirá a que la empresa sea cada vez más firme y, por ende, más poderosa.

Es importante entender que branding y marketing son conceptos muy distintos, pero constituyen un arma muy poderosa si se utilizan en conjunto y de la manera adecuada, es decir, que ninguno sobrepase al otro. Esta unión posicionará aún mejor a la empresa, consolidando su prestigio y acercando al cliente a la misma, con la certeza de que puede confiar en ella incondicionalmente en cada etapa. Finalmente, ambos están al servicio de un único propósito: construir la marca de manera sólida.



¿Tienes algo que agregar? Déjalo en los comentarios