¿Cómo crear una marca exitosa?

Que tu marca sea reconocida y potente no es algo que se pueda conseguir de un día para otro. A gigantes como Coca-Cola o Ford les tomó décadas posicionarse. Largos años de ensayo y error, decisiones estratégicas y apuestas que -con esfuerzo y perseverancia- terminaron dándoles la razón. ¿Quieres seguir el mismo camino? A continuación, te damos las directrices para lograr que tu marca consiga el éxito que tanto persigues.

¿Qué diferencia a tu marca de las dos anteriormente citadas? Además de la magnitud, penetración, recordación y otras características similares, la tuya corre con una ventaja competitiva insuperable: puedes aprender de sus errores, aciertos y valerte de herramientas que solo existen en la actualidad.

Claro, pues mientras este tipo de gigantes surgieron en un período “arcaico” para el marketing y branding -en lo que a herramientas y conocimiento del público se refiere-, tu marca puede valerse de plataformas, experiencias y buenas prácticas que solo hoy, después de años de aprendizaje y desarrollo tecnológico, existen.

Los pilares de una marca exitosa

Todas las marcas que apuntan a llegar a lo más alto deben considerar ciertos elementos básicos:

Nombre

Puede parecer algo obvio, pero el nombre es de suma importancia al momento de construir marcas exitosas. Hablamos de un proceso conocido como Naming y que no es más que dar con un nombre que represente todo lo que es la empresa, además de causar un impacto inmediato en el público.

Para lo anterior, es necesario que el nombre de tu marca sea:

  • Único y distinto. Todas las marcas nacientes ingresan a un mercado altamente competitivo, por lo que es necesario diferenciarse desde el primer momento.
  • Representativo. El nombre de tu marca debe ser sugerente, debe dar a entender qué es lo que hace, busca o quiere la empresa.
  • Fácil de recordar. Evidentemente, ayudará mucho un nombre de marca que se quede en la retina del público. En este punto, será mejor elegir un nombre que sea fácil de escribir y pronunciar, además de considerar que no tenga demasiadas palabras. Recuerda que menos, es más.
  • Considera keywords. Utilizar palabras clave en el slogan de tu marca permitirá potenciar el trabajo de SEO, mejorando el posicionamiento de tu empresa a nivel digital.
  • Flexibilidad. Puede que, al momento de pensar en un nombre para tu marca, estés considerando un producto o área en específico. Pero ¿qué pasa si necesitas diversificar? A modo de ejemplo, probablemente Coca-Cola no pensó que tendría tantas variedades, pero todas responden a un nombre único. ¿Comprendes la importancia de la flexibilidad? Es necesario que el nombre de tu marca se asocie a todos los productos o servicios que pudieras ofrecer.

Junto con los anteriores, otro punto importante es que el nombre tenga una connotación positiva (jamás negativa), para así generar mayor empatía con el público. Una vez que hayas considerado todo lo anterior, puedes hacer el registro de tu marca ante las autoridades competentes. Con ello, ya puedes seguir con el proceso de construcción.

URL sencilla y directa

Hoy, todo está en Internet. Por ello, si tu marca no tiene presencia digital, prácticamente no existe y todo esfuerzo de branding será en vano. Sin embargo, para la elección del dominio de tu sitio Web debes considerar algunos puntos:

  • Evidentemente, es fundamental que -para cualquier esfuerzo de construcción de marcas- la URL contenga el nombre de la misma. La URL además debe ser fácil de promocionar y recordar, por lo que debes intentar que ésta sea brandeable, o sea, que funcione como una marca, sea amigable, fácil de memorizar y atractiva para quienes ingresen al sitio o te encuentre en los buscadores.
  • Sé lo más conciso y sencillo que puedas. Después de todo, es más fácil recordar URLs cortas, fáciles de escribir y que tengan directa relación con tu producto o servicio.

Mundo gráfico

Luego de que hayas definido tu marca a nivel conceptual, es necesario crear el mundo gráfico que permitirá a tu público asociarla con determinados colores y elementos visuales.

Uno de los más importantes es el logo. Hablamos de la cara, el rostro de tu marca, un aspecto que debe ser tan sencillo como llamativo. Esta pieza gráfica debe comunicar los valores de la compañía, ser atractivo, tener los colores corporativos y -lo más importante- debe ser único, para así generar estrategias de branding capaces de causar un impacto directo en el público al que apuntas.

Habiendo definido el logotipo de tu marca, la construcción y diseño del sitio Web -además del entorno de redes sociales- será más sencillo, pues tendrás una dirección clara.

Contenido

Finalmente, ¿de qué habla tu marca y cómo lo hace? Los contenidos son parte importante en la construcción de marca, pues permitirán al público saber más sobre la misma y conocerla en detalle. Al respecto, la construcción del buyer persona es indispensable, pues te permitirá saber qué decir, con qué tono y estilo, y de qué manera entregar determinada información.

Los puntos anteriores son, a modo general, las bases para construir una marca exitosa. Recuerda que siempre puedes apoyarte en expertos en branding para asegurarte de que cada paso sea el adecuado en el camino hacia la consolidación.

Nuevo llamado a la acción



¿Tienes algo que agregar? Déjalo en los comentarios