4 indicadores para saber si tu empresa necesita un refrescamiento de marca

Es importante tener clara la visión y la misión de la empresa, y luego ser capaces de expresarlas al público de forma sencilla a través del branding. Sin embargo, las audiencias van cambiando en el tiempo: sus intereses no son los mismos que 5 años antes, las preocupaciones son nuevas, las tecnologías y los estilos de vida han cambiado.

Es en este contexto en que el refrescamiento de logo y el cambio de imagen se vuelve indispensable para toda compañía, un concepto que incluso cada gran empresa ha debido entender (basta con ver la evolución de logotipos a lo largo de los años de marcas como Apple, Disney y Coca Cola). Acá te contamos de los 4 indicadores para saber si tu empresa necesita un refrescamiento de marca.

1. No te representa

Ya sea porque los tiempos han cambiado o porque te diste cuenta demasiado tarde que la estrategia de branding que han implementado desde su creación nunca te identificó, entonces ya es hora de darle un refrescamiento de logo.

Es posible que hayas logrado hacer crecer el negocio con la idea de marca original, y de pronto te estás dando cuenta que los clientes, simplemente, ya no se están interesando tanto. Esto significa que es momento de darle un vuelco a esa idea, ser un poco más ambiciosos con el alcance que esperan alcanzar, y preocuparte de que esa idea represente tus propios valores.

2. No comunica una promesa

Lo más básico de lo básico: el cliente debe sentir que se le está prometiendo algo al interactuar con tu marca, no necesariamente de forma explícita, sino más bien implícitamente.

¿Cuál es el mensaje de tu marca? ¿Cuál es ese único concepto que logra definirla a cabalidad? La premisa es la siguiente: tu marca debe decirle algo a la audiencia incluso antes de que interactúen con ella, y ese algo debe darles una impresión positiva. Aquel mensaje debe ser sobre todo profesional, y no saturar de información a quien lo reciba.

3. Es anticuada

Tu negocio comenzó como una típica empresa familiar, clásica, como hecha en casa. Esa rutina los ayudó a impulsar la empresa durante los primeros años, porque lo que hacían, lo hacían con amor. Sin embargo, el afán por concentrarse en esa estrategia nostálgica de lo tradicional ha mantenido las ventas estancadas. ¿Por qué?

Normalmente el logotipo fue diseñado por algún familiar mismo y el concepto de marca no se siguió profundizando más allá de eso. Si tu empresa lleva años en lo mismo y no se ha actualizado a las demandas actuales, es hora de realizar un cambio de imagen e invertir en tu marca, a un nivel de gran escala.

4. No es coherente en los distintos medios

El público objetivo, dependiendo de los distintos segmentos, se enfrentan a variados medios en el día a día: redes sociales (ya cada una distinta a la otra de por sí), buscadores, banners en sitios de internet, plataformas de video, además de todo lo que queda fuera del mundo digital, en las calles.

Si no hay coherencia en cómo muestras tu marca en los distintos medios, el concepto de tu marca quedará diluido, partiendo porque la forma en que se enfrentan a ellos es distinta: los gráficos deben tener diferentes tamaños, unos deben presentar el mensaje de tu marca de manera más rápida que otros, y siempre se debe mantener un elemento común que unifique la esencia de tu marca. En resumen, parte del branding es aprender a reconocer cómo aplicar el refrescamiento de logo en las distintas plataformas que utiliza tu audiencia.

Nuevo llamado a la acción



¿Tienes algo que agregar? Déjalo en los comentarios