3 signos de que necesitas una estrategia de re-branding para tu marca

Toda marca necesita refrescarse constantemente, adaptándose a nuevas tendencias o reformulando su esencia para estar siempre en la retina del público. Sin embargo, en ocasiones los dueños o administradores de una empresa no advierten los signos que evidencian tal necesidad. Y tú, ¿sabes cuándo tu marca requiere una estrategia de re-branding? En los siguientes párrafos, te lo contamos.

El mercado está en constante evolución, al igual que los consumidores que conforman el público objetivo. Tales cambios suelen ser impulsados por la tecnología y las nuevas tendencias, lo que genera que las empresas deban adaptarse a un nuevo contexto. Sin embargo, hay instancias en que las empresas necesitan renovar su esencia sin advertirlo, lo que es sumamente perjudicial porque -finalmente- genera una inconsistencia entre lo que espera el público objetivo y lo que proyecta la marca.

Lo anterior apunta al re-branding, término que alude a la adaptación de una marca ya establecida a un nuevo escenario, ya sea porque necesita alinearse con su público, corregir aspectos negativos o alinearse con las nuevas tendencias. Sin embargo, ¿sabes cuándo es necesaria una estrategia de re-branding? Presta atención, porque los siguientes puntos te darán luces al respecto:

1. Tu imagen de marca se quedó en el pasado

Suele pasar con las marcas que llevan mucho tiempo en el mercado y se sienten seguras con su imagen de marca. Sin embargo, es importante adaptarse a las nuevas tendencias en diseño pues, finalmente, el aspecto visual es clave para empatizar con tu público objetivo.

No se trata de hacer una suerte de borrón y cuenta nueva, sino más bien de adaptar la esencia de tu marca a un nuevo contexto. Coca Cola y Pepsi son dos claros ejemplos de cómo hacer una buena estrategia de re-branding, pues han sabido adaptar sus logos y otros elementos gráficos al momento. Esto es una buena forma de decirle a tu público “nos renovamos para entregarte un mejor producto/servicio”, pero solo a nivel de imagen, pues el producto o servicio sigue siendo el mismo.

coke_pepsi_chart_revised.jpg

2. Necesitas enmendar errores

¿Qué pasa si una marca lanza un nuevo producto al mercado, pero no obtiene la aceptación deseada y se convierte en un fracaso para la empresa? Este es un claro ejemplo de una situación en la que una estrategia de re-branding es necesaria.

Pese a que cada acción de marketing se planifica y estudia, en ocasiones la respuesta del público no es la que se esperaba, y tal error puede afectar a la imagen de la marca. Entonces, refrescarla es imperativo para desmarcarse de una mala jugada -como un mal producto- y evitar que tal error afecte a toda la empresa.

3. Tienes que adaptarte a tu público

Las personas siguen tendencias, y las tendencias generan nuevas oportunidades. Atendiendo a tal premisa, es importante estar atento a los cambios que pueda manifestar tu público objetivo, ya sea para mantenerte en sintonía con ellos o atraer nuevas audiencias.

Una estrategia de re-branding permite generar nuevos argumentos para que determinado segmento se identifique con tu marca. Por ello, es importante estar siempre atentos a la percepción que tiene el público sobre tu marca, pues ello te permitirá saber si es necesario refrescar la imagen de tu empresa, además de identificar audiencias que podrían representar nuevas oportunidades de negocios.

Si crees que necesitas una estrategia de re-branding para renovar la percepción que el público tiene de tu marca, es importante que te apoyes en expertos en el tema, pues solo así te asegurarás de realizar las acciones correctas para un posicionamiento efectivo, enfocado en audiencias específicas.

Nuevo llamado a la acción



¿Tienes algo que agregar? Déjalo en los comentarios